¿SABÍAS QUE ... HAY UNA LEYENDA SOBRE LA PEÑA DE LOS ENAMORADOS?

 

En el bello paisaje de la vega de Antequera se alza la Peña de los Enamorados. El perfil de esta peña es muy singular porque se asemeja a los rasgos de un rostro humano que mira al cielo con la cabeza apoyada en la tierra, como si se tratara de un hombre yacente. Y la explicación a esta peculiar silueta, que recorta el horizonte de la ciudad, la encontramos en la leyenda homónima de la que toma su nombre.

.Un joven cristiano, Tello, cae prisionero en una localidad próxima. La hija del mandatario moro de esa localidad, Tagzona, va por curiosidad a los calabozos en los que se encuentra con el apuesto guerrero. Ambos, de una sola mirada casi única, caen enamorados y deciden marcharse, ya que por aquellos siglos, no se les permitía contraer matrimonio a parejas de distintas creencias.

Aunque escapan de la cárcel, son descubiertos por los guardias que, con el padre de Tagzona al frente, salen a su captura. , Los moros van estrechando el cercose acercan y así llegan a un peñón en las entradas de la ciudad de Antequera, decidiendo subir por él. Ya en todo lo alto, los arqueros del padre moro apuntan a los jóvenes. Ambos se miran, se cogen de la mano, y se colocan al filo de la cima. No tenían escapatoria: rendirse y ser capturados y separados. Pero no, Tello y Tagzona, unidos por sus manos, vuelven a mirarse fijamente y se despeñan, saltando al vacío.

SEGÚN CUENTA LA LEYENDA

(Malagueña de fiesta)

Letra: Rafael Díaz Portillo. Música: Juan José Reyes Santaella

 
Voy a contarte un cuento
De amor y de desventura
Que es como un lamento
Un sueño de locura
 
Según cuenta la leyenda
dos amantes perseguidos
No quisieron ser cautivos
Y al subir a la montaña
Al fin quedaron rendidos
 
En lo alto de la peña
A punto de ser prendidos
Sin tener otro camino
Se abrazaron al vacío
Huyendo de su destino
 
A la sombra de la peña
Como dos enamorados
la morilla y el cristiano
duermen juntos en el río
bajo el cielo antequerano

Peña de los Enamorados.