FOTOS DE MÁLAGA

MÁLAGA EN BLANCO Y NEGRO - Hasta 1.899

Catedral de Málaga. Año 1862.

Cementerio Inglés. Año 1865.

La provincia malagueña estuvo habitada desde tiempos mucho más remotos y prueba de ello son el conjunto de dólmenes de Antequera, las pinturas rupestres de la Cueva de la Pileta en Benaoján, Cueva del Tesoro en Rincón de la Victoria o la cerámica encontrada en Nerja.

 

Catedral de Málaga. Año 1880.

En el lugar donde se asienta la ciudad, existía un asentamiento túrdulo.

Mercado de Atarazanas. Año 1880. En medio de la calle (de tierra), un hombre sentado en una silla. Una de las fotos más reproducidas de la Málaga de ayer  de la que sólo queda la Catedral como punto de referencia. Ni la plaza de la Marina ni la Cortina del Muelle (O Boquete del Muelle) ofrecen ahora ésta  imagen, cuando el puerto tampoco estaba configurado. Año 1880.

Málaga fue una de las colonias comerciales fundadas por los fenicios de Tiro, desde el siglo VII adC, éste periodo tuvo una duración aproximada según algunas fuentes [1], del 770 al 550 adC. debido a las buenas condiciones para el atraque en su puerto natural al pie del monte Gibralfaro y la gran cantidad de yacimientos de plata y cobre, siendo bautizada con el nombre de Malaka (lonja de pescado salado).

Construcción de los edificios de calle Larios. Año 1888.

Vista panorámica desde La Farola. Año 1890.

Entre las actividades económicas que esta colonia desarrolló, hay que hacer referencia a las industrias pesqueras destinadas a la producción de púrpura y a la salazón; y llegaron a acuñar moneda.

La ciudad fue posiblemente la colonia griega de Mainaké (en griego Μαινάκη) durante al menos 70 años, de la que no se han encontrado restos aunque sí existen documentos que mencionan su existencia.

La segunda mitad del siglo VI adC es la transición entre la época fenicia y púnica de la ciudad, y se abandonaron la mayoría de las colonias fenicias.

Puerta del Mar. Año 1890. Detalles: La estatua junto al árbol, los ropajes, los carruajes...

Nabucodonosor II conquista los territorios fenicios, con lo que Málaga pasa a ser sobre el 573 adC dominada por los cartagineses, que pretendían quedarse con el comercio fenicio.

Casa natal de Anita Delgado. Calle La Peña nº 13. Año 1890. Vista parcial desde Gibralfaro. Año 1891. Calle Larios. Año 1891.

En los siglos que van desde fines del VI adC al cambio de era, los territorios malagueños aparecen ocupados por dos tipos de gentes: los que habitan en la zona costera, denominados Libiofenicios, y los íberos o turdetanos del interior.

Alameda Principal. Año 1897. El Puerto (Finales siglo XIX). La Farola es la única construcción de cuantas aparecen en la foto que ha llegado casi idéntica a nuestros días. Las casas junto al mar, ese árbol próximo cuyo ramaje recoge la foto y el gran velero en el centro constituyen una escena completamente olvidada.

Los romanos conquistaron la ciudad al igual que otras regiones bajo el dominio de Cartago, en el año 218 adC tras las Guerras Púnicas.

Vista del Colegio SAN ESTANISTAO de EL PALO (Málaga), a finales del siglo XIX.

Calle Larios (Finales del siglo XIX). Proyectada en 1859 en un intento de total remodelación urbana del Centro Histórico, por dificultades económicas no se inicia su construcción hasta 1886, para ser inaugurada cinco años más tarde.
Los romanos unificaron a las gentes de la costa y del interior bajo el común poder romano; además se establecieron colonizadores itálicos que explotaron los recursos naturales y trajeron el latín, y unos usos y costumbres que cambiarían la vida de los pobladores existentes.

Iglesia de la Merced  a  finales del siglo XIX.

Calzada de la Trinidad. Finales siglo XIX.

Málaga pasó a dominio romano, formando parte de del área de la Hispania Ulterior.

Río Guadalmedina. Finales del siglo XIX

El cauce del río Guadalmedina, se utilizaba como itinerario desde el puerto a la ciudad o viceversa, evitando así, que los carros circularan por las calles más estrechas del centro de la ciudad. Hasta la riada de 1894, también se celebraban carreras de caballos y parte de las actividades de la feria del Corpus.  Además, se asentaban campamentos donde vendían las mercancías o desde donde se repartían a los comercios. Es también el lugar donde se esquilaban los borregos, donde se arrojaban los desperdicios y desechos de la ciudad, inclusive los animales muertos.  Por último, era el escenario de reyertas y duelos en los que se saldaban las cuentas pendientes, de todo tipo de afrentas cometidas.

 

La Fortaleza A modo de dique de contención y frontera entre el mar y la Coracha, el Cuartel de Levante impone su significado de ley y orden al barrio de pescadores antes de que desapareciera la hilera superior de casas. Foto realizada por J. Valentine en 1880.

El Cuartel de Levante se encontraba situado en el muelle viejo, cerca también de la nueva plaza de toros. En sus orígenes fue un presidio correccional, al parecer ocupado por los penados que iban a ser transferidos a los cuatro penales de África. La leyenda atribuye a este penal una de las fugas más clamorosas del popular bandolero Luís Candelas. Sin embargo, a fines del siglo XIX, el penal de Levante ya ha sido sustituido por un amplio cuartel destinado a los cuerpos de artillería y caballería. Las mazmorras han desaparecido para dar lugar a acondicionados dormitorios para los soldados, amplias cuadras para los caballos y almacenes destinados al parque de artillería.

 

AGRADECIMIENTOS.

A ANTONIO CABRERA por su importante aportación. A PEPEPRADO por la cesión de imágenes. A JULIÁN SESMERO por su libro 'Encuentros con Málaga' . A ANTONIO JURADO NAVAS  por la cesión de las fotos de la exposición 'Málaga,, una visión panorámica' de Lucien Roisin. y por otras fotos e informaciones facilitadas. Las fotos con la marca 'www.todocoleccion.net' están bajadas de la página web www.todocoleccion.net.. Gracias.