El ajilibujili

¿CÓMO HABLA EL MALAGUEÑO?

Por Diego Ceano González. Director de la revista musical EL AVISADOR MALAGUEÑO (www.elavisador.es).

Existen palabras muy propias del vocabulario malagueño, que si bien se encuentran reñidas con las que nos muestra el Diccionario de la Lengua Española, son o han sido (que todo va cambiando), muy usadas en nuestras diarias conversaciones, de ahí que mostremos algunos términos de esta rica manera de expresarnos y del habla popular malagueña. Para ello comenzaremos por el principio, es decir por esos términos que comenzaban con la letra A.

a

Se decía cuando íbamos a pagar, que teníamos que acoquinar; cuando debíamos callar, nos achantábamos; cuando sentíamos un excesivo cariño, decíamos que era una achuchaera; si la cosa esta-ba empapado en agua, decíamos que estaba aguachiznao; si comíamos pez espada, decíamos que era agujapalá; si tenías gracia, tenías ajilimójili; si se requería presteza, se decía que había que estar al ali-quindoi; las señoras no tenían vagina, aquí tenían almeja; si los demás se emborrachaban, aquí nos alpistelábamos; si nos daba un ataque de nervios, decíamos que nos había dado un amacuco; si no conocía-mos a algún parroquiano, decíamos que era un andoba; si te ibas haciendo pis, decían que tenías angurrias; las albóndigas eran armóndigas; si tenías que dar un empujón, aquí se arrempujaba; si estabas agobiado, estabas atarragao; atomatao le decíamos a los atontados; si corríamos de prisa, corríamos atometé; si estabas confuso, estabas atorrullao; el loco estaba aventao; la cabeza era la azotea; si te da-ba un ataque de locura, te había dado un abenate; y no estabas loco, estabas abombao; al delgado le decíamos acigüetao; el chivato era un acusica; si estabas gorda y prieta, estabas achiná; si no había manera de hacerte levantar, se decía que estabas afollancao; la chufa era alcatufa; cuando los niños avisábamos que llegaba un intruso, decíamos alú, alú; si llovía mucho, llovía amanta; no calzábamos sandalias, si no andalias; no íbamos a la casa de, si no ancá de; si algo se caía, nosotros lo apontocábamos; y en los toros no comprábamos un cojín de papel, comprábamos el aseo.

B

En Málaga cuando nos estafan, decimos que nos meten la Bacalá; aquí no tenemos mala suerte, tenemos mal Bajío; si eres un experto en algo, se dice que estás muy Baqueteao; si eres un tipo raro, eres un Baranda; al inútil, le decimos Bardao; a la barriga le decimos Bartola; tu última residencia no es el cementerio sino el Batatar; y eres un Batato, si no haces las cosas bien; la Bicha es la serpiente; y aquí no te dan una bofetada, te dan una Bimba; a una persona endeble se le dice Blandengue; un golpe de aire, es una Bocaná; al chismoso le dicen Bocón; si no tienes dinero estás Bollao; si estás en las últimas, estás dando las Boqueás; a un tipo desaborido le decimos Borde; si huimos, decimos que nos damos el Bote; si comemos pez espada, decimos que comemos Bujapalá; al agujero le decimos Buero; si estamos en un mal lugar, estamos metidos en un Bujío; aquí no existe la prisa, aquí tenemos Bulla; a nosotros no nos salen chichones, nos salen Burujones. ¡Qué rico es nuestro vocabulario popular! Pero no crean que con este Batiburrillo, se acaban las expresiones populares con la letra B, son sólo unas pocas que he elegido al tuntún.

C

Cuando de niños pensábamos en un demonio, decíamos que venía el Canco y también usábamos esta expresión para denominar al afeminado; si la chica era fea, decíamos que era un Callo, el botijo era un Cachucho o Cachirulo; el autobús, era el Camión; en vez de decir adiós, decíamos Condió; y al moño de las mujeres le decíamos Coco; a la caña de azúcar, Cañadú; a la persona de gran talla, se le decía Caballomaera; a la moneda de veinte duros, Cabezón; la Caca era además de lo que todos sabemos, el miedo que sentíamos hacia alguna cosa; si te caías te dabas un Cacharrazo; cuando te rendías, te dabas por Cachifollao; un miedoso era un Cagalistrón; o si te ensuciabas, te habías Cagarruzao; si padecías del pecho, estabas mal de la Cajacambio; una peseta era una Cala; el vasito de aguardiente, era un Calibre; si hacía calor, decíamos que hacía Calina; y si teníamos mala suerte, teníamos el Calino; el cementerio era el patio de los Callaos; si temíamos algo, teníamos Canguelo; a los esqueletos les decíamos Caninas; si la chica estaba buena, decíamos que estaba Cantúa; pasarlo mal era pasarlo Canutas; si te daban una Capuana, te habían dado una paliza; un Carlito, era un eucalipto; si hablabas mucho, tenías mucho Carrete; si Cascabas, podía ser que hubieras muerto o que hablabas en demasía; si decimos que ha echado un Casquete, todos sabemos que es, poco ha variado; una caca era una Catalina; si estábamos Caucando, estábamos chocheando; el entrometido era un Cazoletero; un porrazo era un Cebollazo, un Chochazo o un Ceporrazo; un malapata era un Ce-nizo; el Cerete era además el recipiente donde se guardan los higos secos, el órgano sexual de la mujer, también se le decía Conejo, Chichi o Chumino; el saltamontes era un Cigarrón; si te daba un ataque, te había dado un Ciquitraque; un Civil no era un agente del benemérito cuerpo de la guardia civil, era un simple pan; al sarampión le decían Colorín; podía pasar que si te daban Comía, te hubieran puesto bien a palos; Conchuo era una persona cansina; cuanto más era Contimás; una cosa anormal era un Contradiós; el brasero era la Copa; a un insecto determinado, le decíamos Cortapicha; si no hacías nada, no te Coscabas; y si te dabas un Cosqui, te habías dado un coscorrón; un Chochito era un altramuz; no se es-taba atontado, sino Crúo o Cuajao; la Cuca era el órgano genital masculino; Cuchichear, era hablar a escondidas y en secreto; bueno y después de esta Curda (borrachera) de palabrejas, dejamos de Currelar (trabajar) hasta la letra siguiente.

CH

Esto está resultando chachi (bueno, agradable, interesante). En Málaga no se está tonto, se está chalao; la chaqueta es chamarreta; las alpargatas son chanclas; un chapú es un pequeño trabajo; al mal tabaco se le decía chasca; el muchacho es chavea y chaveorri si es un niño; a un chorro le decimos chicate; chicueli o chicui es también un muchacho; el chumino o el chichi es el órgano sexual femenino y si es chichí con acento, es la cabeza; si la joven es guapa decíamos que estaba chiná; el chiquilindongui es el parchis; el jorobado es el chirobao; la cabeza es también la chirola; el escondite es el chiti; aquí no te das un porrazo, te das un chochazo; si la mujer es desaborida, decimos que es un chochotriste; si se estropea algo decimos que esta chonío; chorla es cabeza y chorra es suerte; si quieres que se marchen decimos que se vayan a chorrarla; chorra es suerte; a la guasa le decimos choteo; si la cosa está arrugada decimos que está chumío; al presumido le decimos chuleta; si la cosa sale mal es que ha salío hecho un chumbo o ha salido chuchurrío; una tontería es una chuminá; si tiene poco valor es chungaleta; si es fácil o estas delgado dirán que es o eres chupao; a las almejas se le decían chupaytira; la churra es el órgano del varón; el churretoso es un tipo sucio; decimos que es un chusmeta a esa persona de poco valor como persona; chambao además de ser un grupo musical es una choza; los chocos son chopitos; una cosa que no vale nada es de chichinabo; a las tonterías se le dicen chichiribainas, si estás disgustado estarás chingao; cuando llueve poco está chispeando; la chori es la navaja.

D

Con la "D", he de comenzar y creo que peco de Desagerao (exagerado) si digo que esta sección va Dabuten (esplendida). Si vemos que el día esta lluvioso, seguro que escuchamos a algún marengo decir que el día está Daguacielo; si está ladeado, nosotros decimos que está daleao; y si son dos en vez de decir ambos, decimos dambos dos; nos dan castaña cuando nos engañan; dan un plante, cuando hacemos un desaire; dar uñate o dar matarile, cuando matan; es un decir o es un poner, es por ejemplo; una mujer degollanta, es una mujer orgullosa; dejarse caer, ir algún sitio; dejuro es como decir te lo juro; y dende, en vez de desde; desaborío le decimos al antipático; y desangelao al que tiene muy poca gracia o algún espacio vacío; si está desbalagao, está estropeado; decimos desbarajuste cuando se ha producido un desarreglo; desconcharse, cuando se estropea algo y de la pared cae un trozo y se desconcha el que invita; descuajaringao, cuando se produce un desajuste; si corres sin ton ni son pueden decirte que vas deslocá o desbocá; y si vas mal vestido pueden decirte que estás desmangarillao; una desmanotá es una manirrota; decimos que es un despechugao a la persona que van sin camisa, pero si se queda desnudo totalmente, decimos que se ha despelotao; y si vemos a uno que esta espeluchao, puede ser que esté despeinado o bien que se esté muriendo. Según el escritor Relosillas, a un afeitado se le dice despiltrafe; y decimos que es un despiporre, en vez de decir que la cosa ha llegado al máximo; en los ambientes rurales podíamos escuchar la palabra desvestía, que era la que se empleaba para decir que el obrero, el hombre de la casa había vuelto después de muchos días de faena fuera de su hogar y en un tiempo que no solían cambiarse de ropa hasta no llegar a su casa; la diabla o la diablesa, eran carromatos tirados por caballerías, carrozas, caravanas, etc. a los guardias municipales del siglo XIX, le decíamos los disgustaos por la cara que ponían estando de servicio o golillas; las ventas a crédito las hacía el ditero e iba de casa en casa con los artículos a vender y una libretilla; cuando te comías algo con gusto, decías que te habías doblao lo que fuera "esta tarde me he doblao un plato de callos"; a esa persona chismosa y mequetrefe se le decía dominguillo; en vez de damisela, le decíamos a la mujer joven y hacendosa damiseda; una dorá era el pez dorada; y decíamos de una caja de pasas de mediana calidad, que era una dos caras.

E

Vamos a empaparnos del vocabulario malagueño siguiendo donde lo dejamos.

Si dicen que estás empalomao es que estás enamorado que es lo mismo que estar enchochao si andas enfollinao, es decir liado, puede ser que te endiñes un porrazo, y si dicen que lo que has hecho está empamprigao, es que la has fastidiado; si estás embuchao, es que estás harto de beber o comer, cuado vas bien vestido vas empaquetao, si la ropa se te moja, estarás emperchinao, si te aficionas por algo, estarás empicao, y si te emborrachas estarás empistelao, si vas encá de un amigo, es que vas a casa de..., si te encandilas es que te emocionas, si te encasquetan algo es que tienes que hacer algo a la fuerza, si vas encueritatis vas desnudo, y cuando decimos que vamos a un encierro no es que nos vamos a retirar sino que vamos a ver los encierros procesionales, si tienes los ojos medio engurruñaos, es que los tienes medio cerrados, si te obsesiona algo es que estás engorilao, cuando bebes más de la cuenta estás enguachinao, si enguispas a un engurruñio es que estás viendo a un avaro, si te enjaretas o te entangarillas es que estás arreglado, puedes estar entruchao (enfadado) si te encuentras con un esaborío que te dé una enrritación. Era tan escalichao y escuchimizao (endeble) que cuando salió corriendo se escoñó (tropezó) contra una piedra y quedó escoyuntao (dolorido). Se dice que una mujer es escurría si anda escasa de pecho o es muy avara; puedes estar enguarnio o eslomao si te encuentras cansado; se dice de una persona alta y delgada que es una espasnua (espada desnuda). Antes de espichar (morir), montó un espoleo (jaleo o juerga). Y llegado a este punto nos despedimos con una palabra muy malagueña ya en desuso, cuando nos despedíamos decíamos ¡expresiones! 

F

Aunque parezca que nos hemos vuelto fulimetas (majaretas), seguiremos desmenuzando el diccionario malagueño, esta vez la letra "F". Se decía que un hombre era fajao, si era valiente; si estabas hecho un fardo, es que estabas sin fuerzas y si había farfolla, es que habían muchas cosas de poco interés; fandango, decíase del órgano sexual de la mujer; la faraona no era en Málaga la mujer del faraón sino la visera con tela que llevan los infantes cuando en Semana Santa salen acompañando a la Pollinica; tener mal fario era tener mala suerte; al faro malagueño le decimos farola; y si te encuentras con una farota, es que te has encontrado con una mujer gritona y ordinaria; fartuo era el que tenía pocas luces y también se decía de una persona que te insultaba; faltar, era insultar; farullero era el tramposo o fullero; si estabas fiambre es que estabas muerto y si eras un fiebre es que eras un forofo o aficionado en desmesura de algo; si le tenías fila a tu suegra es que le tenías manía; darle al filete, era darle a la lengua y se decía de las chismosas. También se decía que la pareja se daba el filete, cuando ésta se besaban acaloradamente e intercambiaban los solomillos bucales; al calor intenso le llamamos flama; si te da un vahído es que te ha dado un flato; si algo esta florecío es que está mohoso; al pene le llamaban florón y al dinero flú; foel era la persona desastrada; fol era el pan blandito (pan fol); folligras era lo que algunos merendaban para envidia de otros que no lo catábamos, es decir el paté o foiegras; pero si estaba pasado de fecha te podía entrar una fogará, es decir una erupción; si el coche u otro artilugio estaba viejo, decíamos que era un follitraque; follaó, era el conquistador, aquel que presumía de sus muchas conquistas con el género femenino, aunque muchos no le creyeran; ir follao era ir corriendo; y si estabas fondón es que estabas gordo; si además eras fondocón, es que estabas mal hecho; si la cosa se había liado decíamos que era un frangollo o que se había enfrangollao; la frescachona era aquella mujer de buen ver, que no se cortaba ni un pelo y replicaba a todos; cuando estabas irritado decíamos que echabas o echabas fú como el gato; al que hacía los cosas corriendo y a lo loco le decíamos que era un fuguilla; y era un fulastrón, esa persona de condición mentirosa y falsa; y si te decían que eras un fulimeta, te estaban diciendo que no valías nada, palabra que se empleaba en los mercados cuando ibas a comprar un pescado y no le veías buena cara, a ese pescado también le decían que estaba fulimeta; el fumeta era el que fumaba lo que no debía; fumao estabas cuando a consecuencia de la ingesta de cualquier sustancia estabas como ido, drogado; las fumarolas era las que salían de los calcetines mal olientes; si estabas cansado, estabas fundío; si te daban un golpe en el ojo decíamos que te lo habían puesto a la funerala; y la palabra fistro duodenal, que diría nuestro gran Chiquito de la Calzá, vaya usted a saber qué significa.

G

Una gabiarra es un achaque; pero si damos un gachapazo es que hemos tropezado; y gaché es un individuo tanto de género masculino como femenino, distinto que gachí, que sólo es femenino y un gachó el hombre y si decimos gachones no es que sean varios hombres, se dice de agachar, como por ejemplo "tenía los ojos gachones"; si el nene tiene mimitos es que tiene gachitas; pero a algunos se le quita si le damos una galleta (tortazo); si es hembra vistosa decimos que es una gachupina; gafe, que trae mala suerte; galipo, escupitinajo; a la Abubilla, llamamos Gallito de Marzo; una gallúa es una paliza y gallúo un bastón con nudos; gañote, es el aprovechado; el gancho del colgar el botijo es el garabato; un garabito es un enterado; una garbañá es un arañazo; el garzón es el marengo que dirige la tralla; hacerse una gaseosa es lo que algunos dirían que es el bricolaje sexual, es decir hágaselo usted mismo; el gatillazo mejor ni nombrarlo; quedarse gato es quedarse arruinado; la gofetá, es la bofetada; la goleora, es la entrometida; armar el gori es armar el jaleo; el gorigori es el canto de extremaunción; guarnío, cansado; te das un guarrazo si te la pegas; el que se las da de listo es un guaznácara; valer un güi, es no valer nada; guillao si se te ha ido la cabeza; guindar, es robar; girrar enamorar; gispar ver; la guita es el dinero

I

No es lo mismo decir que has tenido una idea, que has tenido una mala idea, ya que nos referiríamos a mala intención; si escuchamos que alguien grita ¡Illo! es que están demandando atención de al-guien dado que esta palabra se emplea para avisar a un contrario. Dicen que es la deformación de la palabra chiquillo. Si algo es impepinable es que es de todo modo irremediable; si escuchamos decir que algo es el improsulta, debemos saber que es un barbarismo y una mutilación de la palabra Non Plus Ultra; si tienes malas indamas, es que tienes malas intenciones; si por el contrario escuchamos indamás, sabremos que nos están diciendo, además; si estás enfermo lo más corriente es que te pongan una indersión (inyección); indiluego es desde luego; imbesi, si es imbécil; ismirriao si la persona está demasiado delgada; si es una persona rara, decimos que es indino; en Málaga no te hartas de comer, aquí te inflas; si es una persona que va inflatada, es que es orgullosa; también se le dice a las orgullosas que tienen muchas insuflás, quiero entender que quiere decir ínsulas o que está hinchada; si te insurtan es que te insultan pero si estás insurtado es que te ha dado un vahído; una Isabela no es una dama, sino un bollo con azúcar por encima; sin embargo Isabelo es el nombre que tienen los cabellos canos.

J

Comenzaremos la "J" con la palabra jaba que algunos podrían pensar que es una derivación de la palabra haba, pues no, de este modo se denominan a los pies; los jabalones son las piedras del río; y si estás jabao es que estás atontado; todos sabemos qué es el jabón, pero el dar jabón es dar coba; una jaca además de ser un equino animal es una buena moza; si te dan un jai es que te están abucheando y te pue-de dar un jamacuco o lo que es lo mismo un ataque; también puedes estar jalando que es lo mismo que estar comiendo o hartándote de jamancia, es decir de comida. Puede pasar que un jampón, es decir una persona grande, te haga una jangá, una faena y termines criando jaramagos, que es la planta que crece en los cementerios. Un jaranbel es un pingajo de tela; un jalito es la respiración; a los harapos le decimos jarapos; si te das un jardaso es que te has dado un porrazo o guarrazo; antes podías viajar en las jardineras que eran los remolques de los tranvías; dar jarilla es dar largas; jarrear es dar vueltas a un asunto; en Málaga llueve poco pero cuando lo hace, llueve a jarrillos; puedes coger una jerónima que es como decir que has cogido una borrachera y a ver como jatea, es decir, arreglas, la jeta, o la cara, después de una jumera, que es borrachera, para que no se te quede jeta de jibia, es decir de tonto; y es que algunos tienen un jibón, es decir concha, que da jindama, miedo; si estás jiñao, puedes estar asustado, que es más fino o cagado; es decir te puede haber entrado una jitera, que es una cagalera; si estás joío es que estás fastidiado, pero también puede que seas un joío por culo, es decir una persona complicada; jarto, harto de jopear, andar, se jué, es decir se fue. El jopillo es un alga de Málaga pero también es cualquier cosa que cuelga, le cuelga el jopo o jopillo; julla es una fulana; para que salga el humo hacemos en las cocinas un jumero; la junia es una planta con las que se adornaban las calles en días de Corpus Christi y con las que los niños hacíamos porras y nos dábamos jardazos; lo que ahora es una pareja de hecho, antes era una junterita; la jupla es un bofetón; y de juro, es decir aseguro que nada está más rico que los jurelitos del alba, es decir los primeros que se pescaban por la mañana. ¡Ea! .

L

Se decía voy a echar un labro a la acción de labrar en el campo, pero si se labraba de mala manera decimos que se había labruchao; y si es flojo decimos que es un lacio y las cosas no nos daban vergüenza,nos daban lacha; y el ladrillejo no tenía que ver con los ladrillos y sí con una variedad de uva moscatel; no es lo mismo una lágrima que un lágrima, éste último es un vino; si decimos lajaputa no estamos diciendo una palabrota nos estaremos refiriendo a un pez (palometa); y si un lameculos, pelota, te da un lambreazo, un golpe puede que esté locate, loco; es igual un lametón que un lameplatos, los dos son aduladores y pelotas; el lampa es un granuja y lampar es estar deseando algo, decimos que está lampando por tener algo; una laña o una lúgana era una peseta y una lapa, además de ser un molusco es una persona pegajosa; un largomayo o un largopirichimenea, es un tipo alto y delgado; una lata o liso es un vaso de vino y dar la lata, es una expresión malagueña que se da al que es pesado; latazo, pesado; latero, juego infantil; latigazo es el que se dan los que van a la taberna, es decir, es un buen trago de vino; al chivato le decimos lenguetón; el lerén era un cocherito (cochero) famoso de Málaga al que le sacaron una canción: El cocherito lerén, me dijo anoche lerén...; una levantera en una ventolera de levante y levantichón es lo mismo pero con viento más fresco; tenerle ley es tenerle afecto; el cigarro podía ser de liaíllo; un libromisa era una baraja; el lila además de un color era un tonto; una limeta era una botella de vino; el limpia era el limpiabotas; con una linda (peseta) te podías pegar un lingotazo (vaso de vino); hacerse el lipendi era hacerse el distraído; lippi era el agua; tener un lío era tener un romance adúltero; un litri es un presumido; el locomajara es una variedad del aventado al que también se le decía locuno; le pillaron dándose el lote (profusión de juegos sexuales) con su novia y se hizo el longui (el tonto) para que no le tirara el padre, de ella, un losco o lostro (piedra) y es que la novia tenía pocas luces (entendederas).

M

Macana es aquella cosa que no vale nada; y si el viento está como loco, decimos que es un viento macareo; el macarra es el chulo y el mandamás es el jefe; una maceta además de tener flores puedetener cabello de ángel (dulce); dar el maculillo es coger a un niño de manos y pies y darle pequeños golpes en el culo contra el suelo; la moneda de cinco pesetas era el macho; una madrevieja, era una alcantarilla; se le decía maestro a un hombre aunque no fuera docente; una majá era un excremento, pero un majaíllo era un condimento para la comida, pero si ésta tenía dificultad decíamos que tenía un majao; a los majaretas también le decíamos majarón, mamasopas; la noria del agua era el malacate; si eras valiente, eras de malacatí; y malacatín si te la dabas de enterado; el vago era un malagana; el malají era un vendedor de pescado; el malasombra era un sin gracia; si la cosa había resultado fácil era una mamela; el manco era el que no pagaba las “convidás”; muchas veces aquel mamón (insulto) tenía mandanga (era enrevesado); un mandao podía ser un encargo o un pene; el manguta o mangante se dedicaban a mangar (robar); escuchábamos que manque (aunque) aquel mangurrino(tipo sucio) fuera en una manola (coche de caballos) no le daría la manteca(dinero) al morangano (moro) y no se libraría de que le dieran un meco (puñetazo). Manúo es cateto y manzanillo un gafe y un malage; manzapalo es un tío burro; maquinar es imaginar y maquearse es arreglarse en el vestir; marcar es vigilar; la marimoña es el pubis femenino; una mariposa es una pequeña vela con aceite pero mariposear es dar vueltas sin obtener provecho; mariquitasúcar es un afeminado; el maromo era el hombre bruto; una mascá o un mascón era un puñetazo; masmejó era algo superior; al cigarrillo de baja calidad se le decía mataquintos; mediascachas era una botella de vino; es mesté era como decir es necesario; el merdellón es un tipo basto y soez; la mocitavieja era la solterona; el mochilero era el contrabandista; el mollete además de ser un tipo de pan era también el órgano sexual de la mujer; la moraga en Málaga es como se asan las sardinas; muerde, se decía cuando queríamos que alguien prestara atención; una morterá era una plasta muy grande de caca; la morralla era un copo donde entraban pescaditos pequeños con muchas espinas; si te enfadas es que estás mosqueao; un muharro era un tartamudo.

N

Decía el gitano que naíta consentía o también toíto, es decir que nada o todo; el nabo a demás de ser un tubérculo nutritivo es como se conoce al órgano sexual masculino; unas nacarantas son una gafas; si najar es correr, najarse es irse a toda prisa; nanay se utiliza como signo de negación, seguro que alguna vez nos han dicho eso de “nanay de la China”; nano viene a designar a un enano y aunque esta expresión dicen algunos que es de Cataluña, en Málaga se decía de toda la vida, es decir de nativitati, o lo que es igual de toda la vida; un navazo a un pequeño huerto junto a la playa; necua o necuacuan es cuando negamos algo; el nazareno es el penitente en Semana Santa; una negra además de ser una mujer de color “negro” es un tipo de uva y “pasar la negra” es estar en apuros; el nichi era una bolita de acero, temida por los niños a la hora de jugar a las bolas o canicas; para negar algo qué mejor que decir ninániná; el niñato era el joven enterado y de poca clase y el niño, además de ser un infante eran todos los hombres cuando eran llamados por las señoras o por los mismos hombres sin importar la edad del aludido “niño, venacapacá” por ejemplo; niquelarse es emperifollarese arreglarse en demasía; el níspero o nipero es el fruto conocido pero además se le dice a la cabeza del pene, “me sua la punta del níspero o nipero” (con perdón) también se le conoce como el nuo; la palabra nota se usa despectivamente refiriéndose a un hombre “¿Qué se habrá creído el nota?” “No te veas” es una exclamación que decimos cuando algo nos ha sorprendido “No te veas lo emperifollao que sa puesto el nota con toitos los cuartos que le han tocao en los cupones”; una nube es una clase de café que se sirve con mucha leche y una gota de café; el tiempo puede estar nublao pero si la persona lo está, entendemos que está de mal humor; el ser nuevo no quiere decir que acabes de llegar, puede que te estén diciendo que eres muy joven “Este muchacho es mu nuevo”.

Ñ

Posiblemente existan más términos con la letra Ñ, pero yo sólo he encontrado tres y son ñáñarros, que se emplea cuando queremos decir que una persona tiene muchos arrestos o coraje, otro término conun significado más escatológico es ñórdiga, es decir una caca y por último está el ñosclo que es un pedrusco o piedra grande (a Juanito le han tirado un ñosclo en la cabeza).

O

El obrador es donde se elaboran los dulces; un obrijo es una obra de albañilería; okal no es una píldora para el dolor de cabeza, se emplea para afirmar que la cosa esta bien; una octava es la festividad religiosa que se celebra ocho días después del Corpus; un ojal es, además de un hueco por donde se mete el botón, la herida que produce una navaja; Ojén es además de un pueblo malagueño la denominación de un aguardiente elaborado en dicha localidad; si te dicen que eres un ojofalto te están diciendo tuerto; ojú es una exclamación, como si dijéramos ¡Jesús!; oleao y también alelao se le dice a la persona que parece atontada; omá y opá es otra manera de decir mamá o papá; a un marinero le podemos oír decir orcera refiriéndose al cabo que se utiliza para recoger el sardinal; si alguien te dice que tiene orindú, es que es diabético, es decir que tienen el orín dulce; aquí no se decía de usted, empleábamos la palabra osté y osú u ozú para exclamar “Jesús”.

P

Comenzaremos con la palabra pachanda que se empleaba para designar a una persona de poca calidad y que no es lo mismo que pachapanda que es el nombre que se le da a los marengos que van solandolas redes desde la playa; pachochona, pachochorra o pachorra se dice de la persona que tiene mucha cachaza, es decir que es tranquilo en exceso; los paerones del Aguameína son los paredones del río Guadalmedina; el paíno es la cría de gaviota y también es el que es bobo o atontado; pairino es la deformación de la palabra padrino, con especial trascendencia en los bautizos donde los niños les cantaba, “pairino lagarto eche usted los cuartos…”; pajillera, dícese de prostituta vieja y de ínfima clase; pajolero y repajolero es la persona con mucha gracia; si la cosa no está clara es que hay palanganeo, es decir turbios manejos; el palangre es un arte de pesca; la palmera además de ser una cuchilla de afeitar “dame una palmera pa que ma fite” o un árbol tropical, era conocida como lugar de encuentro de homosexuales en el parque y que se daban cita en “la quinta palmera”; el palodú era una raíz dulce que los niños tomábamos en tiempos en que no había otra cosa (palo dulce); los palominos eran muy frecuentes en aquellos tiempos en que la higiene no era de costumbre diaria; un pampli o pamplinas, era un tonto; y también se podía ser un panpringao, es decir un don nadie; el panda no era un oso, sino un corcho que se ponía las redes de pesca; el pan de higo es un dulce consistente en una pasta de higos macerados con almendras y la matalahúva; el pandero podía servir para tocar villancicos o para que a las mujeres le tocaran el susodicho (pandero culo); el panero es el que come mucho pan y no el que lo hace y pan y manteca es la persona delicada y pija; un panoli es un infeliz y un pantasma es un fantasma o alguien que se la da con queso; una panzá se dice del hartazgo de comer o de hacer algo en demasía y un panzazo se lo da uno cuando se cae, aunque caiga de espaldas y no de panza; la panzorra es la barriga y la pañetá se dice de esa lluvia que no acaba de cuajar; el pañillo es almuerzo del obrero, que lleva al trabajo en un hatillo; la papa es la patata o una borrachera “vaya peazo de papa que lleva er gachó”; la papa de menta era un dulce, cuando no existían chucherías y un paparreta es un atontado; papear es comer y papela es la cartilla de licenciamiento de la mili; una paralís es cuando te daba una paralisis y darse un pardillaso es pegarse una buena siesta; un parguela es un afeminado. Parpaguear es parpadear; partía es faena, jugar una mala partía; parva es multitud; pasero es el lagarillo donde se seca o solea la pasa; pastelito además de unos dulces es como le decimos al gordo, estás como pastelito,  también podían decirte pasteles; se le decía patacatre o patamaera al que era cojo; pataleo es rabieta; patamala o malapata es un malasombra; si te da un patatús, es que te ha dado un mareo; el cementerio es el patio de los callaos; un patio pequeño es un patizuelo; un patuleto es una persona que anda de forma desgarbada; las paulillas eran un juego de naipes que se había prohibido; una colilla era una pava; un pavilucio era un atontado; tener el pavo era estar alelado; si el médico te decía que tenías payuelas era que habías cogido viruelas locas; una pea es una borrachera; una peana es un pie grande; peasotrozo o cacho de peazo se decía de forma despectiva al que era grande y tonto; una pechá es mucho de una cosa; pedro, además de ser un nombre es una clase de vino (Pedro Ximénez), un pejiguera es un tipo pesado; un pajual era un trozo de terreno pequeño; la pela era la peseta; un pelaílla es un sinvergüenza; un pelaíllo es un número de los ciegos; pelajopo es un tipo insignificante; un pelanas es una persona sin oficio ni beneficio; pelañí era la peseta; si estás pelao seguro que no tienes ni una pela o pelañí, es decir si estás pobre no tendrás ni una peseta;; peleanta es una mujer que discute siempre; se dice que tiene pelendenques cuando la cosa tiene dificultades; la pelona es la muerte; un pelote es una moneda de duro; peluco es el reloj; pelusa es tener envidia o tener ganas de dormir; un pella es un pesado pero si además te dicen que eres un pella, repella y el tapón de una botella, es que eres el rey de los pesados; pelleja se dice de persona vieja y de las prostitutas entradas en años; pellondo es una persona con aerofagia; hacerse la penca es hacerse el despistado; las penurrias son penurias; un peorrón es una persona grosera; el pepe es el aparato genital femenino; si está percodia es que está muy sucia; un pepejí es un pajarito; si te quedas pajarito, puede que estés muerto; saber el percal es saber lo que hace; un perla es un granuja; una perolá es una comida abundante; perolar es fregar los peroles; un perote es un nacido en Álora; perpetuas se le decían a las esposas de modo jocoso; a las gentes se le dice personal, hay mucho personal; perurto es un eructo; perrillero era el guardia municipal; pescalotó era una persona aprovechada; tener pesqui es tener ingenio; una petardá es una cosa que está mal hecha; un petardo a demás de un elemento explosivo es algo o alguien de poco valor; petete es además del famoso libro infantil es el órgano sexual femenino; pialba o piarda era hacer la rabona o novillos en el colegio; al plexiglás se le conocía como pichiglás; se decía en alusión de lo tonto que uno era, que era más tonto que pichote, aquél que se cayó de espalda y se rompió el ci…; el pimpi, además de ser una prestigiosa taberna malagueña era el nombre con el que se le conocía a los improvisados guías turísticos; el pinchahígos fue un afamado bandolero malagueño y además era una expresión que se le decía al que tenía éxito con las damas; Pinche, se dice del que es elegante; pinganillo, persona sucia y desaseada; pingarra, algo sin valor; pingonear, actuar falto de vergüenza; pingando, se dice cuando uno va chorreando por la lluvia; el pinrel es el pie; un pintao es un vaso de vino en el que se mezclan vinos tinto y blanco; píñula, cosa pequeña; un pipi es un soldado de infantería; pipirrana, ensalada de hortalizas picadas; poner piquera, escucha con atención; me ha dado la picá, es como decir he tenido un pronto; darse un pireo, es irse o marcharse; pirigüigüi cucurucho con merengue o canela, también conocido como “el Rico Coqui”; piriñaque era el vino dulce con soda; pirulí de la Habana, era como una especie de piruleta cónica; pirriaque, dícese del vino; pistola, dícese del bollo de pan con dos puntas; pito y pitorra, pene; un pitongo es un joven presumido; pintarroja, pez escualo, del que se hace un exquisito caldillo;  el pitejo era el que llevaba el coche de caballos en los entierros; pimpi, se le decía a aquellos primeros guías turísticos sin oficio aprendido que guiaban, especialmente a los marineros a las tabernas y prostíbulos de la ciudad; pitusa, se decía de las gaseosas; el piojo resucitao, era esa persona que nunca tuvo nada y ahora se cree alguien sólo por haber mejorado de situación; plastalevante, día de calor sin viento; playita del lavachocho, este nombre era el que le daban a la playa de la Malagueta; el Plú, era el cine Plus Ultra; pollo, escupir; poqueá, poca cosa; se dice que se ha formado una porcata, cuando ha habido un escándalo; porla se le dice al cemento, debido al nombre de la primera fábrica de este material y que se llamaba Port Land; coger el portante, marcharse; pondió, pondió, era esta una exclamación que era como decir por Dios, por Dios; la portañica es la bragueta; uno es un porruo cuando anda con cabezonería y es terco; el enano de posarriola, se refiere a un enano que vivía la plaza de Arriola; poscondió, es como decir vaya usted con Dios; tener potra era tener suerte y el poyetón era donde se sentaban las jovencitas a esperar a los novios; prata es plata; el preciso era una especie de monedero colgado a la cintura de las señoras; pregonar es anunciar o armar un gran escándalo sobre alguien; una prenda era una joven guapa y un prenda era un joven que no era de fiar; prensá, era el tabaco de contrabando; prevelicar, no se confundan era gustar, convencer;  una mujer puede ser prifeta o perfecta; prima, además de ser un pariente eran los boquerones que se pescaban al atardecer; primilla es un cernícalo; pringá, elementos de un puchero como tocino, jarrete, pollo, etc.; pringao es el que ha metido la pata; una pringuezorra era una fulana; la priva era el alcohol y si te decían que eras un priva, te estaban llamando borracho; para no decir la palabra malsonante de “hijo de pu…”, decíamos hijopuchi; púa se le decía a la peseta o la punta del trompo;  pulir era además de sacar brillo a una cosa el vender algo; no perder una puntá, se decía cuando uno estaba atento; el pupa era un tipo desgraciado y con mala suerte; el pureta era un viejo una pusca era una pistola.

Q

Decimos que no hay de qué, cuando queremos decir que no hay motivo de algo; se dice Quea con malicia “No lo dirás con quea”; un quebradillo no es algo que se haya roto sino un número de tres cifras que tiene un cero en medio; una quebranta es además de ser alguien que rompe las normas, es un tipo de uva criada en Málaga; posiblemente los gays son las personas a las que más motes se le han dado, la tradición popular, en Málaga y en otras provincias, ahí va uno más “Quiebratroncho” o Quemetroncho; el Queo es señal de atención o de alarma, de ahí que digamos a nuestro interlocutor “Queo, queo” o “Queo queo que viene el guarda”; igualmente sucede con esta variante de palabra como es el Queu. Querindona es la amante; La palabra Quié se utiliza también como exclamación, es algo así como ¡Oye!, la palabra Quilar se da al hacer el amor; la Quinca es la vista y Quincar, es ver tener buena vista, observar; un Quinqué es además de una lámpara de aceite o petróleo una persona con la cara muy dura; Quisque es una persona “que cada Quisque se busque la pareja”; Quitasustos o quitamiedos se dice de las balaustradas que están a una cierta altura evitando que se pueda caer alguien; el Quitón es esa persona que roba con violencia.

R

Cuando decimos raba, no es el femenino de rabo, que no lo tiene, sino un juego infantil; rabera es el timón del arado; rabero es el niño que se dedicaba a coger la fruta del suelo; rabo, pene; hacer la rabona es lo que se decía cuando faltábamos a clase; Rabúo, personaje popular malagueño; rácana, persona avara y desconfiada; racimal, pasas en racimo; rachazo, golpe; la rachera es un arte de pesca; si te daban un rachón es que te habían empujado; una ragua era el cabecero de la caña de azúcar; raja, dícese del órgano sexual femenino; si te has rajao es que te has acobardado; el rajón es aquel que no hace más que criticar; una ralá es una caca; si te dicen que fulanito tiene un ramalazo, es que es afeminado; las ramaleras son las riendas de las caballerías; rambleño se le decía a los botijos colorados, quizás por ser originarios de la Rambla; cuando decimos rancho podemos estar hablando de la comida o bien del rancho de pescado tras sacar el copo; un randa es un ladronzuelo; ranear, dícese del que se mueve mucho; decimos que hace mucha rasca cuando hace frío; si esta rascao es que es un sinvergüenza; el raspa es el granuja y raspao es un frescales; una reata es una recua de caballería; un reatao es una persona a la que le han vendado; la rebaná es una loncha de pan y una expresión castiza “te lo vayas a tragá, rebaná”, que es como decir, ¡que te crees tú eso!; rebinar lo decimos cuando estamos pensando mucho una cosa; rebote, susto; rebujina, jaleo; rebullirse es lo que hacemos cuando damos vueltas en las sábanas; recacha es un lugar donde guarecernos del viento, el sol o la lluvia; recado de noche se le decía al orinal; recovero, vendedor de huevos; regorvé es como se le decía a la palabra revolver; una regüerta era una vuelta; reinar era pensar mucho una cosa; remanguillé, por detrás; un remendao no es una prenda cosida sino una persona que tiene los ojos claros y el pelo oscuro; si está remontao es que está disgustado; rengue, descanso; repanocha dícese de la exageración; repecho, cuesta; repelunco, escalofrío; si te da un repente es que te has puesto de mal genio; estás ruchi, cuando no tienes dinero.

S

Sacao, es como decir que te ha dicho ¿Qué te ha sacao?; se dice que estás sacudío si eres un sinvergüenza; un sajumerio es una persona triste; un salaíllo es el tocino añejo del puchero; antiguamente se le decían salmonetes a los seminaristas; salmorejo es una variedad espesa del gazpacho andaluz; salto la papa, juego infantil; un sangregorda es un tipo tranquilo; santateresita es la Mantis religiosa; un santo es cualquier imagen que va en un trono incluido los Cristos y las Vírgenes; el santolio, son los santos óleos; sarasa es un afeminado; sardinal es un arte de pesca; sartená, es comida abundante; un secopedro es un vaso de vino dulce seco; seis no es un número es como decir, sois; sieso, antipático; siesomanío, tipo antipático; silguero, jilguero; sipela, erisipela; siquitraque, ataque; sirla, sinvergüenza; sobarla, dormir; solapón, reservado; sombra, café con leche, con muy poco café; sopitipando, sopa caliente; sopleo, juerga; soplillo, abanico de esparto u orejas salidas; sorullo, escremento; soterráez, armador de jábegas.

t

Taba, juego infantil; se decía echar una tabacá, al hecho de fumar; no era lo mismo tener un tabardillo que serlo, en el primero de los casos te lo decían cuando te entraba una indigestión y en el segundo si eras un pelmazo; tener un tablón, una tajá o un tajón era tener una borrachera; decir que eres tallúo es como decirte que eres viejo; la tangana era un juego infantil; el tangón era el flojo y tangarse era no hacer lo que se debía; tapiñar era comer; el taró era la niebla que entraba del mar; un tarta, un tartaja o un tartajoso era un tartamudo; al churro le decíamos tejeringo; la telanda era el dinero (¡anda que viene el tío de la telanda!); si algo estaba en tenguerengue era que estaba inestable; un tentón es una persona irresoluta, que no se decide por una cosa; la o el terral era el viento caliente que viene del interior; un tollo es una persona bruta; el tener una tomatera es como decir que está atontado; la tostá, en Málaga puede ser la expresión que indique mucha cantidad “le endiñó una tostá de dinero”; echar un torito era hacer el amor; el toto era el órgano reproductor femenino; tener una tranca o un trancazo era decir que estaba muy constipado; dar un traquío era lo que daba un cohete cuando explotaba; una trecha era una voltereta; trempano es la metátesis de temprano; el trili era un juego de cartas prohibido; la trincalina era coger algo que normalmente no le pertenecía; tripero, gordo; una trochona era una mujer qu lo rompía todo; la trola era la mentira y el trole lo que llevaba el tranvía en su parte superior; trompezar, era tropezar; a los garbanzos se les decía trompitos; el troncho o la tuta eran el pene; tutiplén, cuando había de todo.

u

Ubí era una variedad de uva negra; un ubío era un yugo; ungüento de canutillo era un remedio antiguo que se despachaba en barritas; uña de gato, planta herbácea resistente; dar uñate, era matar a un bicho, baste recordar como se mataban los piojos; upa, era aúpa; usté, usted; mala uva, mala intención.

v

Vaca, tipo de embarcación de pesca; vaciao, o vaina era una persona atontada; vajío, mal fario; de válvula o de valvulina, gratis; la vasca, era como decir la gente; vato, padre; vedriales, metátesis de verdiales; darse un vegigaso era darse un porrazo; velaílla, pequeña verbena; tener vena era decir que era afeminado; vendavá, un vendaval; está hecho un vendo, estar para el arrastre; una venía, era una avenida de agua cuando llovía mucho; ventilarse no era abanicarse, era comerse algo; verdejo, era un higo verde y dulce; verdial, tipo de aceituna; dar un viaje, era dar un navajazo; victoriano además de seroriginario de Rincón de la Victoria era un tipo de boquerón; vinagreta, florecilla campestre; violín, tipo de pan; virulé, estropear (te ha dejado un ojo a la virulé); volantín era la cuerda del trompo; volantona, la cucaracha; dar un vueltazo era dar un paseo.

y

Yanqui, era el nombre que se le daba a la policía armada; el yelo era el hielo; un yerbajo era una mala hierba; el yesqui era el culo.

z

Una zábila era una pita; zafío era un pescado; zaharrar poner mezcla en la pared; el zalaero era la lonja de pescado; darse un zaleazo o zampoñazo era darse un fuerte golpe; un zamarreón era una sacudida fuerte; un zambullo era una barrica de madera donde se almacenaba el pescado salado; zampullá, era darse una zambullida; una zancajá era dar un paso

 

SEMANA SANTA

Amén de estas palabras populares y tremendamente comunes, existen otras que tienen que ver con nuestra Semana Santa malagueña:

Antiguamente llamábamos aspados, a los penitentes que se ataban un palo en los brazos y de este modo hacían el recorrido penitencial, afortunadamente se prohibió esta práctica en el siglo XVIII; al guión, por su forma, le decimos bacalao; decimos bailar el trono, cuando nuestros hombres de trono (aquí, en Málaga no hay costaleros) lo mecen; cuando decimos Berruguita, no nos estamos refiriendo a ningún accidente cutáneo, sino al sayón que pasea en el trono del Cedrón, o bien a una popular bebida; todos conocíamos al tío de los capirotes, que no era más que don Salvador Pérez Montoso (q.e.p.d.) un icono más de la Semana Santa de Málaga; los cascarúos, son esos limones de gruesa piel, imprescindibles en cualquier evento; si antes hablábamos del capirote, aquí también le decimos cucurucho; cuando el trono se escora, da de banda; y si hay mucho espacio entre una cofradía y la siguiente, decimos que hay un descuelgue; la recogida de los tronos, es el encierro, aunque nada tenga que ver con los pamplonicas; y si dos imágenes se ven por la calle, decimos que se ha producido el encuentro; la faraona, no es la mujer del faraón sino la pieza de tela que llevan los niños en la cabeza, especialmente en la cofradía de la Pollinica; aquí se lucen la flores encañás, a las cuales se les agrega un trozo de caña, para clavarlas mejor en el trono; las hachas en Semana Santa no son las de cortar, sino unos ciriales largos metálicos; los oficios, son actos litúrgicos; estar parao o estar de parón, no tiene nada que ver con la crisis, es el tiempo que están los penitentes parados sin andar; penitentes de peseta, eran los penitentes a los que antiguamente se les pagaba una peseta por salir; la ráfaga no es nada que tenga que ver con el viento o las armas de fuego, es una especie de halo que recorre toda la figura de la Virgen; el rico Coqui, era y es uno de los dulces de Semana Santa preferidos por los niños; los saeteros no tiran flechas sino coplas a sus Vírgenes y Cristos; por simplificar, al Senatus Populusque Romanus (SPQR), aquí le decimos el San Pedro Quiere Rosquillas; el submarino no navega, sino que es el espacio de los hombres de trono bajo la mesa del mismo; si no arrimamos el hombro como es debido, dirán que nos tangamos; y por tener tenemos hasta una tribuna de los pobres, formada por los escalones del puente de la Aurora. En fin muchas palabras curiosas con doble significado y otras acuñadas en este pueblo malagueño, tan proclive a no complicarse la vida con palabras raras.

EL AJILIBUJILI está bajado de las entregas mensuales de la revista EL AVISADOR MALAGUEÑO. Gracias a DIEGO CEANO.