FEDERICO CABO

 

 1963

 

   

  Todo hacía presagiar que Federico Cabo Gutiérrez sería uno de los grandes de la canción en español, pero una serie de circunstancias lo dejaron en eterno proyecto sin cuajar. La cosa empieza en Badajoz, donde Federico viene al mundo allá por 1947. Siempre tuvo claro que quería ser cantante y con esa pretensión se traslada a Madrid en 1963. Pero como el hombre propone y el destino dispone, no logra interesar a nadie en el mundo de la música. Sin embargo, pronto consigue un contrato como actor joven en TVE para participar en la serie "Pobre Diablo" (1964) y formando parte de aquellos Estudio 1 que acercaban el teatro clásico a todos los hogares. En este espacio llega a participar en la puesta en escena televisiva de "Hamlet".

  No obstante, él quería ser cantante y se apunta a un concurso promovido por la emisora La Voz de Madrid, que tenía como premio la participación en el Festival de Benidorm. Federico pasa las sucesivas eliminatorias y canta cara al público con notable éxito. Finalmente, los autores se fijan en las grandes posibilidades de aquel muchacho y Federico, sin tener ni un solo disco anterior en el mercado, se planta en la final de Benidorm para defender tres temas de los cinco que había presentado. La noche de la final sale, por tanto, hasta tres veces al escenario con televisión en directo. Al final, logrará el primer premio con “Tu loca juventud”, de José Luis Navarro y Tomás de la Huerta, un himno ye-yé que defendió junto a la cantante Laura y que dio aquel año la gran campanada. Además, se llevó el tercer premio con “Amor a plazos”, defendida junto a la ye-yé, Olympia. También fue finalista con “Chispas”. Su carrera no podía comenzar mejor.

 

  Aparece unos días antes su primer EP: “Chispas / Nunca Más / Lloran las Cosas / Tu Loca Juventud” (Belter, 1965). Se vende realmente bien y su cuarta pista se convierte en el tema principal por obra y gracia del triunfo en Benidorm. Entra en el top 10 y su versión del éxito festivalero supera de lejos las ventas conseguidas por su partenaire Laura. Enseguida se ve en él al modelo de chico ye-yé. Federico tiene entonces dieciocho años, su cara ha aparecido en televisión, y da bien en las fotos de las revistas para adolescentes. Cuenta en sus entrevistas que es amante de los deportes y de los coches rápidos, que le gustan las chicas modernas con los ojos grandes y que quiere parecerse a Elvis. Lugares comunes en aquel momento que contribuyen a granjearse un look de chico moderno, pero sin estridencias ni pelos largos, ni opiniones sociales.

  Antes de acabar aquel 1965 publica nuevos discos con versiones de calidad media muy estimable. El primero es “La Chica que Cantaba Blues / Hechas para Amar / Mi Moto Bike / Dando Palmas” (Belter, 1965), con una pista principal que versionaba un éxito menor de Everly Brothers. Prácticamente, al mismo tiempo se publica otro EP salido de las mismas sesiones de grabación encabezado por el tema de Giani Morandi, “Los muchachos del shake”. En estos dos discos estuvo acompañado por un conjunto de lujo, The Brisks, que contribuye no poco a dar una imagen realmente moderna de este aspirante a ídolo pop. A principios de 1967 Federico Cabo participará en el festival chileno de Viña del Mar, el más importante de los que se celebraban en Sudamérica. También su “Loca juventud” fue elegida por Carlos Saura para la banda sonora de una de las principales películas de la historia del cine español: “La Caza” (1965)

  Y entonces, surgen problemas con su discográfica y decide apartarse temporalmente de la canción para regresar a la televisión y al cine, donde va a ser uno de los protagonistas del spaghetti western "El Secreto del Capitán O´Hara (1968) de Antonio Ruiz-Castillo. Aplaza su regreso discográfico y en esas llega la mili que lo apartará de la circulación durante año y medio. Federico Cabo se convierte en el cabo Federico.

  Han pasado cinco años de su monumental triunfo y pocos o nadie lo recuerdan. Regresa a la actividad discográfica con “Llegara la Noche” (Philips, 1970), un tema que compone para él su amigo Camilo Sesto. Obtiene poca repercusión, pero la suficiente para que su nuevo sello le encargue la versión española del tema de la película “Love Story” (1970) de Arthur Hiller. Aquella “Historia de Amor” (Philips, 1971) relanzaría tímidamente la carrera de este cantante, que ahora se presentaba como galán romántico.

  Esa segunda vida musical de Federico Cabo vendría refrendada por su vuelta a Benidorm, con el tema compuesto por Andrés do Barro: “Las Enamoradas” (Philips, 1972), que lograría el tercer puesto en aquella edición y el premio de la crítica. Una victoria moral que propiciaría unas ventas no grandes, pero sí suficientes para intentar mantener el tipo.

  Aún grabaría un último single: “Lo Que Te Quiero” (Philips, 1973). Sería su último disco y a partir de ahí se pierde todo rastro de este cantante llamado a ser uno de los más famosos del país, pero que tras un inicio fulgurante, se difuminó por problemas personales y discográficos que no fue capaz de superar, a pesar de su constancia.

  Una voz ligera, idónea para el beat y el pop que dejo tres EP prometedores y que luego sufrió un parón. Se reinventó como cantante melódico en los primeros 70, pero el tren ya había pasado delante de él y no se había subido a tiempo. Según J. Molero

 

 
 
 
1965
Chispas / Lloran las Cosas / Nunca Más / Tu Loca Juventud
 
Belter
 
1965
La Chica que Cantaba Blues / Hechas para Amar / Mi Moto Bike / Dando Palmas
 
Belter
 
1965
Los Muchachos del Shake / Ahora Vivo / Dando Mil Vueltas / Soy el Más Feliz
 
Belter
 
1970
Llegara la noche
 
Philips
 
1971
Historia de Amor
 
Philips
 
1971
Mirando atrás / Al caminar por la ciudad
 
Philips
 
1972
Las enemoradas
 
Philips
 
1973
Lo que te quiero / Amar
 
Philips