NIRVANA

CEUTA - 1973

 

Jorge Llevot: voz y guitarra rítmica, Sebastián Gamba: voz y guitarra solista, Juanjo García Valero: bajo y Jorge Arbona: batería.

 
 
 

Calidad, honestidad e integridad

    En 1967 el griego Alex Spyropoulos y el irlandés Patrick Campell formaron el grupo Nirvana. Esta formación está considerada como la primera en grabar un álbum conceptual: The store of Simón Simopath.  En las décadas de los 80-90 una nueva banda, la liderada por Kurt Cobain, también llamada Nirvana, sacudió los cimientos del rock con su música alternativa. Pues bien, posterior a la banda británica y anterior a la de Seattle, Ceuta también tuvo su “Nirvana”, sinónimo de calidad. El sueño de cuatro jóvenes por alcanzar la felicidad a través de su música

    En épocas pasadas por diversas circunstancias, la mayoría de los grupos musicales se crearon en ámbitos estudiantiles; basta ver la creación de los conjuntos de épocas anteriores para comprobar que casi todos nacen en círculos de estudiantes. Ceuta no fue la excepción.

“Nirnava” nació en el Instituto de Bachillerato de Ceuta. Uno de sus creadores, Jorge Llevot nos lo cuenta así:

          En el curso de 1973-74, coincidimos en el aula de 5º C, Juanjo García Valero, Sebastián Gamba y Jorge Llevot. Los dos primeros solían reunirse con amigos del barrio  para tocar e intentar realizar el sueño de su vida: crear una banda de Rock and Roll.

         Jorge Llevot era un enamorado de The Beatles; su tiempo libre lo  pasaba oyendo e interpretando sus temas y de otros grupos importantes de la época.

        Un día apareció por clase alguien con una guitarra, Sebas comenzó a tocar temas de grupos nacionales, Jorge observaba estupefacto,  nunca había visto a nadie tocar ni puntear con aquella técnica. La guitarra llegó a manos de Jorge que comenzó a tocar “Here come the sun”, tema compuesto e interpretado por George Harrison e incluido en el LP Abbey Road de The Beatles. Acabado el tema siguió con otros de bandas desconocidas para la mayoría de los allí presentes.

        Los compañeros de clase se fueron sumando al improvisado concierto y la guitarra fue pasando de uno a otro ante el entusiasmo de todos. La química entre Jorge, Juanjo, y Sebas funcionó y creó el embrión de “Nirvana”. Días después nos reunimos  en casa de Juanjo. A la reunión acudió Jorge Arbona con sus timbales, “Nirvana” quedó formado así: 
 
Jorge Llevot: voz y guitarra rítmica.
 Sebastián Gamba: voz y guitarra solista.
Juanjo García Valero: bajo.
Jorge Arbona: batería. 

      Durante todo el curso escolar ensayaron con guitarras españolas y la batería de Jorge, comprada por su padre a quién convenció para ello.

      Pasado el verano del 74 por fin consiguieron los ansiados instrumentos e iniciaron las actuaciones. En noviembre de ese año actuaron con  público por primera vez junto a otras bandas locales, en un Festival de Rock celebrado en la Escuela de Maestría Industrial. El concierto lo iniciaron fuerte, el tema elegido para ello fue Jumpin´ jack  flash de Rolling Stones, toda una declaración de intenciones.

      Desde el primer momento “Nirvana” compuso canciones propias. Junto con las versiones de temas de sus grupos preferidos, la banda tocaba sus propias creaciones. El primer tema que compusieron fue ¿Adónde vas?; a éste le siguieron otros como Jugando a ser mujer, etc.

    Las actuaciones de la banda se convirtieron en todo un acontecimiento para un numeroso grupo de jóvenes entusiasmados con “Nirvana”. El Centro Parroquial Recreativo y Cultural de Villa Jovita fue unos de los escenarios preferidos por la banda. Allí se sentían a gusto y rodeados por sus seguidores llegados de toda la ciudad.

    Una actuación que recuerdan por el éxito logrado fue su participación en un Festival celebrado en el Instituto de Bachillerato de Ceuta en la primavera de 1975. Según el programa del Festival les correspondía tocar  cuatro temas; los jóvenes allí congregados, conocedores de la calidad de su repertorio obligaron a la banda  a interpretar 11 canciones a pesar de que debían cerrar el salón de actos.

    “Nirvana” desde su creación tuvo como premisas dos ejes básicos. El primero fue la interpretación de sus propios temas y la adaptación  e interpretación de composiciones ajenas consideradas por ellos como símbolos de calidad, sólo hacían y tocaban lo que les gustaba. Su fidelidad a la integridad musical les convirtió en una banda minoritaria y de culto.

    Esta fidelidad a la integridad musical se convirtió en otra premisa básica. El grupo nunca aceptó tocar en verbenas ni actos parecidos; no era cuestión de dinero, fue honestidad.

    La consecuencia de esta honestidad se cobró su precio y como las facturas hay que pagarlas, la banda se vio abocada a su disolución al no poder hacer frente a los pagos de sus amplificadores al no tener fuentes de ingresos.

    El día de reyes de 1976, en el Club Náutico Kas,  “Nirvana tocó por última vez. Los estudios -dos de sus miembros se fueron a la Universidad-   y la fidelidad a unos principios puso fin a un maravilloso sueño.

 

Nuestro agradecimiento a ANTONIO FUENTES LEÓN por la cesión de las fotos e información de NIRVANA.