LAS MEDALLAS DE LOS PLATINOS

1966

MANOLO HEREDIA, el estupendo batería de LOS PLATINOS, compró unas medallas, parecidas a las que llevaban LOS BEATLES, para ponérselas en la casaca de su uniforme.

Todo fue bien, hasta que llegaron a MELILLA a tocar en el PABELLÓN DE LA PUBLICIDAD. Fueron a visitar al conjunto melillense LOS DÉBILES que actuaba en la CASETA DE LA POLICÍA ARMADA y cuando un teniente del cuerpo vio que eran iguales a 'las medallas que le habían costado sangre a mi padre ganarlas' en la casaca de MANOLO HEREDIA, se armó la de DIOS.

Insultos, forcejeos, bofetadas que acabaron con la detención de cuatro componentes del grupo, que pasaron la noche en la comisaría.